lunes, 12 de febrero de 2018

El proyecto de hotel-rascacielos retrotrae a otros momentos más tristes de la historia de Málaga en los que la ignorancia o el no entendimiento de sus valores dieron al traste con muchos de sus recursos y talentos urbanos, talentos aprendidos a lo largo de milenios



La torre rascacielos  hotel dañaría para siempre el paisaje patrimonial de Málaga y de su puerto

-¿Qué es Icomos?
-Icomos es una red internacional con más de 10.000 expertos en patrimonio de las más diversas ramas. Aunque se dedica a todo el patrimonio inmueble, es más conocido por ser el organismo consultivo oficial de la Unesco para la Lista del Patrimonio Mundial. Todos los bienes que pretenden entrar en esa lista como bienes culturales o mixtos precisan de un informe previo de Icomos.
-Usted es uno de los autores del informe sobre el hotel-rascacielos del puerto. ¿Qué le llamó la atención en el arranque del trabajo, cuando visitó la ciudad?

-Las visitas se iniciaron en junio de 2017, aunque no se puede decir que desconociésemos el contexto patrimonial de Málaga. Nos llamó la atención que el proyecto no nos encajaba en el devenir de la ciudad durante los últimos años. Satisfaciendo una vieja asignatura pendiente, Málaga ha tenido una actitud distinta respecto a sus monumentos, a sus barrios históricos o su paisaje; el proyecto se apartaba de un proceso en el que secuencialmente se han creado nuevos museos que sintetizaban una personalidad que diferenciaba Málaga de otras ciudades. El proyecto de hotel-rascacielos retrotrae a otros momentos más tristes de la historia de Málaga en los que la ignorancia o el no entendimiento de sus valores dieron al traste con muchos de sus recursos y talentos urbanos, talentos aprendidos a lo largo de milenios.
-¿Sus recomendaciones pueden revertir el proyecto?
-Los informes de Icomos no son de obligado cumplimiento, son una llamada de atención sobre cómo se está actuando o amenazando a un bien cultural. La responsabilidad es de la ciudad y de sus agentes. El principal objetivo es que sirvan de criterio que oriente buenas prácticas patrimoniales.
-¿Cómo valora el papel de las instituciones en este asunto?
-En mi opinión, hay un escaso entendimiento de lo que es el paisaje urbano malagueño y sus valores, tampoco existe una normativa específica y clara con la que defenderlos. Después, hay también otras instituciones ciudadanas que se están interesando en la defensa de determinadas reivindicaciones o intereses. Con independencia del criterio de cada una de ellas, por lo menos están generando estado de opinión, debate, algo que no se ha alentado desde el gobierno autonómico, local o por las autoridades del propio puerto. Estas últimas, en el caso del informe de Icomos, han sido las únicas que no han respondido para aportar su criterio respecto al proyecto.
-¿Qué le dice que el debate no surja de los propios estamentos públicos?
-Confirma que, desde el punto de vista patrimonial y ciudadano, se ha errado en el proceso.
-Subraya el valor del paisaje patrimonial de Málaga y de su puerto. ¿Le sorprende que la Delegación de Cultura no haya hecho apreciación alguna?
-Entendemos que la Administración ha asumido una posición cómoda y un poco salomónica, algo así como que lo que no está dentro de un espacio declarado bien de interés cultural o en su entorno no es de su competencia. Pero hay que recordar que la ley de Patrimonio Histórico Andaluz, que no se atrevió a incluir los paisajes patrimoniales como objeto de protección, sí señala en su artículo 19º que "se entiende por contaminación visual o perceptiva (...) aquella intervención, uso o acción en el bien o su entorno de protección que degrade los valores de un bien inmueble integrante del Patrimonio Histórico". Si la Delegación de Cultura ha entendido que la torre no contamina visualmente, no uno, sino varios bienes de interés cultural malagueños, manifiesta una lectura un tanto miope de la ley, muy poco generosa con el patrimonio y que hace dejación de funciones respecto a la tutela del principal componente del patrimonio malagueño: su paisaje. Cultura no tiene hoy por hoy instrumentos para velar por los valores de los paisajes patrimoniales urbanos, lo demostró en el caso de Sevilla y lleva camino de reincidir en Málaga.

-Dice que el paisaje patrimonial de Málaga "podría buscar acomodo entre los principales reconocimientos de la Unesco".
-Málaga tiene un valor excepcional como paisaje evolutivo. Habría que estudiar si ese valor es además universal. No es solo una cuestión de términos, sino de criterio de Unesco para introducir nuevas candidaturas. Está claro que en esta lista ya es difícil que entren catedrales, centros históricos o gibralfaros y alcazabas, pero hay muy pocos paisajes urbanos y Málaga es un ejemplo sobresaliente de ciudad que, con casi tres mil años de historia, y tras un proceso de ignorancia y desprecio por el patrimonio que duró buena parte del siglo XX, se está reinventando, también su paisaje, a partir de recursos culturales que, sin renunciar a la modernidad, confirman un escenario urbano rico, variado y con un contexto territorial muy singular.
-¿Hasta qué punto la torre podría afectar?
-Un rascacielos que rompa los frágiles valores en los que se sustenta el paisaje sería cortarse una pierna antes de empezar la carrera. La torre acapararía el protagonismo de la imagen de la ciudad y la pondría a su servicio. Empequeñecería todos los hitos patrimoniales que durante siglos han sido la quintaesencia de la personalidad malagueña (Catedral, Alcazaba, Gibralfaro) y evidenciaría cómo un uso privado sobre un suelo público, viene a dar una nueva jerarquía en el paisaje de la ciudad: los valores espirituales y de defensa históricos se pliegan ante un hotel que disfrutarán, sobre todo, turistas y no los malagueños.

-¿Encuentra similitudes a lo que está ocurriendo en Málaga con lo sucedido en su día en Sevilla y la Torre Pelli?
-Por supuesto, y los malagueños tienen un buen punto de comparación cercano respecto a lo que puede pasar en la ciudad. La Torre Pelli cambió completamente la imagen de Sevilla y se convirtió en su principal protagonista, aminorando el papel del resto de sus valores paisajísticos. Es un buen ejemplo de mala práctica patrimonial, Sevilla quería ser más moderna con la Torre Pelli y obviamente la modernidad es algo que va más allá de las formas y tiene que más ver con los interiores, sobre todo los interiores de las cabezas de sus ciudadanos. Málaga está a tiempo de evitar un impacto de este tipo.
-Icomos no rechaza que pueda ocuparse el suelo del dique de Levante, pero enfatiza la necesidad de una reflexión sobre ello.
-Aquí tengo que hablar como malagueño, y no como miembro de Icomos. Estoy completamente de acuerdo con el uso cultural. Málaga debería mirar más a Sidney o a Oslo, no para volver a construir una ópera, sino un recurso que engrandezca la cultura de la ciudad, como se viene haciendo con otras muchas de las nuevas piezas que conforman la imagen renovada de la ciudad. Mirarse en Sevilla, para esto, creo que resultaría, cuando menos, muy provinciano.

viernes, 9 de febrero de 2018

Asesores de la Unesco recomiendan que no se construya el hotel del Puerto por su impacto irreversible sobre el paisaje patrimonial de Málaga

Recreación de la Torre del Puerto desde la Bahía de Málaga


El informe elaborado por miembros de Icomos, que visitaron el puerto en junio, pide "renunciar" al proyecto por su "impacto irreversible por la naturaleza permanente"
Los expertos recomiendan que cualquier proyecto que se construya en el dique de levante del puerto debe adaptarse a la referencia que supone La Farola, y no a las altas torres de pisos del barrio de La Malagueta, resultado de una mala praxis urbanística local.
Piden a la Junta y al Ayuntamiento de Málaga que hagan un estudio sobre el paisaje urbano.
El Comité Nacional Español del Consejo Internacional deMonumentos y Sitios (Icomos), organismo asesor de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), ha sido tajante en relación a la Torre del Puerto, el hotel de lujo de capital catarí que se ha proyectado en el dique de Levante y que ha sido diseñado por el arquitecto José Seguí: recomienda que no se construya, que la ciudad renuncie al proyecto, después de que sus expertos visitaran la ciudad en julio de 2017 para analizar su impacto.
La altura prevista es de 135 metros y la inversión, superior a los 100 millones de euros. La afección al paisaje de la ciudad, a la postal, es la principal crítica de la plataforma local que lo rechaza y de ecologistas y algunos arquitectos, así como de los grupos municipales de la oposición: Málaga Ahora, Málaga para la Gente y Podemos. A favor, los empresarios y hoteleros malagueños, así como el PP, Cs y el PSOE.
El informe, de 63 páginas y al que ha tenido acceso La Opinión de Málaga, es claro en su primera recomendación: «Renunciar al proyecto del hotel-rascacielos en el muelle de Levante del puerto de Málaga». ¿Por qué? «Esta recomendación se fundamenta en el impacto irreversible por la naturaleza permanente de la edificación en las dos escalas analizadas: el paisaje patrimonial de Málaga y el de su puerto». Los expertos de la Unesco señalan que, tanto desde el punto de vista visual y objetivo, como desde el subjetivo y el simbólico, el impacto degradaría la imagen y los excepcionales valores paisajísticos de la ciudad, y muy particularmente los patrimoniales».
La segunda recomendación es que cualquier construcción que se prevea para el muelle de Levante «tiene que contener una reflexión y conocimiento previos, serios y profundos, de los paisajes a los que afectaría, y de cuál sería el alcance de su impacto». Además, no es que se deba evitar «la amenaza, sino que ha de valorarse su aportación para incrementar el valor del paisaje patrimonial de la ciudad». En tercer lugar, cualquier construcción (se ha propuesto un auditorio por parte de algunas entidades locales) para ese lugar debe adaptarse a la escala propia de la zona, que «viene determinada por la presencia de un hito fundamental en el paisaje e imaginario social de Málaga, La Farola, y por la del resto de los elementos patrimoniales del puerto».
Los expertos, en su segunda recomendación, insiste en que no deben tomarse como referencia, o atributo urbano susceptible de ser reconducido y ordenado, «los volúmenes y alturas de La Malagueta, que son el resultado de una mala praxis urbanística y muy alejados del planteamiento urbanístico y paisajístico adecuado». Aclaran que «no se comparte que el proyecto venga a poner orden, sino a imponer un orden propio que, tomando como excusa la desproporción de La Malagueta, beneficia exclusivamente al hotel-rascacielos».

También recomienda al Ayuntamiento y a la Delegación de Cultura de la Junta de Andalucía hacer un análisis detallado sobre el paisaje patrimonial de Málaga, «en el que se determinen sus valores, su proyección espacial, su sectorización y otros extremos que establezcan estrategias para su protección». En este análisis, deberá hacerse una reflexión profunda y detallada de los escenarios, perfiles y significados que posee el lenguaje histórico de Málaga, «así como identificar las áreas de mayor fragilidad paisajística desde el punto de vista tradicional».
La evaluación incide en argumentos similares, de forma que el paisaje patrimonial de Málaga, tanto el de la ciudad como el del puerto, poseen un valor excepcional como «paisaje evolutivo de una población que durante casi 3.000 años ha venido, sin renunciar a su vocación marítima, readaptando sus funciones e imagen a las necesidades y estrategias de cada época». Asimismo, durante los últimos años la ciudad ha tomado la cultura como uno de los ejes fundamentales de su modelo urbano. «Las instituciones, y sobre todo la población malagueña, deben ser conscientes del gran recurso socioeconómico y cultural que significa el paisaje patrimonial de Málaga, que en razón de sus valores paisajísticos y de su evolución podría buscar acomodo entre los principales reconocimientos de la Unesco».
Insisten en que cualquier proyecto de envergadura que impacte en el paisaje debe ser precedido en la ciudad de un gran debate. No se ha identificado, ni protegido, entendido el paisaje patrimonial de las dos escalas citadas, «ni por el proyecto ni por ningún documento o directriz pública». Ninguna legislación tutela los valores del paisaje de Málaga.
Icomos son las siglas en inglés del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios, una entidad asesora de la Organización de las Naciones Unidas para la Ciencia y la Cultura (Unesco). Los expertos del Comité Nacional Español de Icomos visitaron la ciudad el pasado mes de julio para estudiar el impacto que tendría el hotel de lujo catarí, de 135 metros y al que aún le quedan años de trámites, en el paisaje tanto de la ciudad como del puerto. 

jueves, 4 de enero de 2018

Protección para la Hacienda Santa Tecla y sus jardines , en el Distrito de Churriana , por su valor patrimonial de tipo etnológico , preindustrial , arquitectónico y botánico , ante la construcción de 3.000 viviendas , campo de golf y centro comercial en la zona

Hacienda Santa Tecla .Palacete

“Málaga Monumental” se adhiere a la solicitud de la As. en Defensa de las Chimeneas y Patrimonio Industrial de Málaga para la protección de la Hacienda Santa Tecla y sus jardines por su valor patrimonial de tipo etnológico , preindustrial , arquitectónico  y botánico.
El Palacete fue  residencia palaciega construida por el comerciante Francisco Gross Lund al adquirir la hacienda en 1839.Del conjunto también destacan dos almazaras para aceite con prensas de viga por lo que se trataría de una explotación ligada al secano , y su origen puede estar entre los siglos XVI y XVII , antes de la expansión de los cultivos de regadío en el Guadalhorce . La finca, también, cuenta con la presencia de sistemas hidráulicos con acequias , pozos , albercas y estanques estrechamente relacionados al jardín ornamental y bancales de huerta (Texto extraído  del informe de la As. en Defensa de las Chimeneas y Patrimonio Industrial de Málaga)

Enlace a la noticia en La Opinión de Málaga
 La macrourbanización prevista en la zona entre el Distrito de Churriana y Torremolinos  abarca una superficie de 1,48 millones de metros cuadrados,






 Jardín de la Hacienda Santa Tecla incluido en el Catálogo de Jardines Protegidos de Málaga

Fachada principal y escalinata de Santa Tecla



domingo, 31 de diciembre de 2017

Video con imágenes de todas las esculturas de la primera gran exposición monográfica de Fernando Ortiz, uno de los escultores barrocos más importantes del siglo XVIII



La muestra cuenta con más de treinta obras procedentes de diferentes partes de España, así como con una importante selección fotográfica de algunas de las principales obras del artista que fueron destruidas total o parcialmente entre 1931 y 1936.
La exposición, pensada para conmemorar el tercer centenario del nacimiento de Fernando Ortiz, está formada por esculturas que se conservan en Málaga, en lugares como el Palacio Episcopal, la Catedral, iglesia de los Mártires, Santuario de la Victoria, Iglesia de la Trinidad, cofradías penitenciales  y Museo de la Aduana y MUPAM , además de obras procedentes de otras localidades , como Alcaudete, Jaén, Jerez de la Frontera, Marchena, Montilla, Motril, Osuna, Tarifa, Valladolid, etc.
La muestra, comisariada por José Luis Romero Torres, historiador del arte y conservador del Patrimonio Histórico de la Junta de Andalucía, y coordinada por Gonzalo Otalecu, cuenta con la conservación y restauración de Ángeles Mulero y Francisco Naranjo. Su comité científico está compuesto por Miguel Ángel Gamero Pérez, María del Carmen Ledesma, Pedro Jaime Moreno de Soto y José Luis Romero Torres.
Fernando Ortiz (Málaga, 1716 – 1771) cuyos restos descansan bajo la bóveda de la capilla sacramental de la parroquia de Santiago de Málaga, fue uno de los grandes escultores del siglo XVIII, tanto es así que trabajó en el Palacio Real y recibió el título de “Escultor de Mérito” de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid. Además, fue nombrado perito de canteras por la administración del Palacio Real para inspeccionar y buscar materiales pétreos por toda Andalucía, por lo que sus obras están repartidas por toda la comunidad autónoma, entre otros lugares.
Entre sus obras más destacadas, y que podrán verse en ArsMálaga Palacio Episcopal hasta el 14 de enero de 2018, se encuentran la Virgen de los Dolores, cedida por la Venerable Orden Tercera de Siervos de María Santísima de los Dolores (Servitas); el Cristo del Amor y la Virgen de los Dolores, cedidas por la Cofradía del Santísimo Cristo del Amor y Nuestra Señora de la Caridad, de Málaga; la Virgen de la Merced Comendadora, del monasterio de la Encarnación de Osuna; la imagen de santa Teresa de Jesús, procedente de la parroquia de Santa María la Mayor de Alcaudete y la de san Francisco de Asís, procedente del Museo Nacional de Escultura de Valladolid. Además de esculturas, la exposición se completa con reproducciones fotográficas de las principales obras desaparecidas de este autor.

Fuente:  Portal de la Diócesis Católica de Málaga 

sábado, 23 de diciembre de 2017

Plano Pinturas Murales Barrocas Málaga Monumental

Geolocalización de 60 edificios con las pinturas murales más representativas del  Casco Histórico de Málaga

jueves, 14 de diciembre de 2017

"Cinco bolas" de Simón Flynn, "Casa del Obispo" de Nina Rodríguez Morales y "Torre de San Felipe" de Feliciano Ruy Díaz, ganadoras del Concurso Fotográfico"Pinturas Murales Barrocas" de Málaga Monumental"

"Cinco bolas" de Simón Flynn, 1 Premio Concurso Fotográfico Pinturas Murales Barrocas

"Casa del Obispo" de Nina Rodríguez Morales 2 Premio Concurso Fotográfico Pinturas Murales Barrocas


"Torre de San Felipe" de Feliciano Ruy Díaz 2 Premio Concurso Fotográfico Pinturas Murales Barrocas



El jurado ha estado compuesto por Dª Estrella Arcos Von Haartman ,profesora de la Universidad de Málaga , restauradora y experta en pinturas murales barrocas, D. Francisco Rodriguez Marín ,profesor de la Universidad de Málaga y Javier Lerena Guerra , responsable de la edición digital de La Opinión de Málaga.

1 Premio :"Cinco bolas" de Simón Flynn, 
2 Premio :"Casa del Obispo" de Nina Rodríguez Morales
3Premio:  "Torre de San Felipe" de Feliciano Ruy Díaz, 



Accésit  a Eugenia Santana y Antonio Amaro a la mejor fotografía , fuera de concurso, en la modalidad de socios de "Málaga Monumental"
Se han presentado 72 fotografías.
La difusión del rico patrimonio que suponen las pinturas murales barrocas de Málaga continuará a lo largo de 2018 con exposiciones y edición de material promocional

Salvador García Aranda junto a los miembros del jurado :Dª Estrella Arcos Von Haartman , Francisco Rodríguez Marín y Javier Lerena